Un segundo estudio apunta hacia cierto papel preventivo del fármaco, pero que no aportaría beneficios una vez ya instaurada la infección por SARS-CoV-2, por lo que aún existiría controversia sobre el papel de tenofovir en el contexto de la COVID-19

Un estudio español presentado en el Congreso Internacional del Hígado (EASL 2021) ha observado que las personas con infección crónica por el virus de la hepatitis B (VHB) en tratamiento con tenofovir disoproxilo fumarato (TDF, especialidad farmacéutica genérica [EFG], Viread®) presentaron una menor probabilidad de padecer COVID-19 (acrónimo en inglés de enfermedad por coronavirus 2019) grave.

A inicios de la presente pandemia, algunos estudios se centraron en tratar de esclarecer si algunos antirretrovirales podrían tener algún efecto en la prevención o tratamiento de la COVID-19. De hecho, hasta se puso en marcha un ensayo clínico para evaluar si la combinación TDF/emtricitabina (EFG, Truvada®) tenía algún efecto como profilaxis preexposición frente al SARS-CoV-2 (virus causante de la COVID-19), pero los problemas para incluir suficientes participantes y la aparición de estudios que apuntaban en dirección contraria dejaron en vía muerta el ensayo.

En la presente conferencia se presentaron resultados de un nuevo estudio español en el que se comparó la incidencia y gravedad de la COVID-19 en personas con VHB en tratamiento con entecavir (Baraclude®) con la observada en personas con VHB en tratamiento con TDF.

Un total de 4.736 personas con infección por el VHB crónica tratadas en 28 hospitales españoles entre el 1 de febrero y el 30 de noviembre de 2020 participaron en el estudio.

Dentro del grupo total de participantes se diagnosticaron 117 casos de COVID-19, 67 de las cuales tomaban TDF y 50 entecavir. Estos datos no supusieron diferencias significativas en cuanto a la incidencia de la COVID-19 en función del tratamiento tomado.

Respecto a las personas que tomaban TDF, aquellas con entecavir presentaban mayores tasas de obesidad, diabetes, hipertensión y otras comorbilidades asociadas a una peor evolución de la COVID-19.

El 35% de las personas del estudio con COVID-19 tuvieron que ser hospitalizadas, el 4,3% del total fueron ingresadas en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y el 5,1% fallecieron. Entre quienes padecieron COVID-19, las personas que tomaban TDF, en comparación con lo observado en personas con entecavir, presentaron una probabilidad inferior de presentar síntomas de gravedad (6% y 36%, respectivamente), de ser ingresadas en la UCI (0% y 10%, respectivamente), de requerir ventilación mecánica (3% y 20%, respectivamente) o de fallecer (1,5% y 10%; respectivamente). Las personas con TDF también precisaron hospitalizaciones más cortas que aquellas con entecavir (promedio de 3 y 11 días, respectivamente). A excepción de la diferencia en la mortalidad, todas las asociaciones halladas fueron estadísticamente significativas.

Tras ajustar los resultados por características sociodemográficas y comorbilidades, TDF se asoció a un riesgo 6 veces inferior al observado con entecavir de padecer COVID-19 grave.

Un segundo estudio presentado en la misma conferencia, en este caso coreano y de tipo caso-control, concluyó que tanto entecavir como TDF podrían, en personas con infección crónica por el VHB, reducir el riesgo de infectarse por SARS-CoV-2. Sin embargo, dichos efectos beneficiosos no se observaron entre personas ya infectadas por el SARS-CoV-2, ya que ni entecavir ni TDF parecieron afectar a la probabilidad de padecer COVID-19 grave o de fallecer por dicha patología, entrando en cierta contradicción con el estudio español.

Los resultados de las investigaciones presentadas en el congreso EASL 2021 siguen arrojando cierta controversia sobre el papel de TDF frente al SARS-CoV-2. En todo caso, en el escenario actual, donde las diversas vacunas aprobadas por las autoridades sanitarias han evidenciado altos niveles de efectividad para prevenir formas graves de la COVID-19, parece difícil que TDF acabe jugando un papel relevante ya en la presente pandemia.

Fuente: POZ / Aidsmap / Elaboración propia (gTt).

Referencias: Beatriz Mateos Muñoz et al. Tenofovir reduces the severity of COVID-19 infection in chronic hepatitis B patients. International Liver Congress, abstract PO-1449, 2021.