Las terapias basadas en inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido mediarían dicho efecto a través de la promoción de la apoptosis

Un estudio español publicado en Journal of Antimicrobial Chemotherapy ha concluido que las personas con el VIH que lograron curarse de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) experimentaron una mayor recuperación de la fibrosis hepática si su tratamiento antirretroviral contenía un inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido (ITINN).

Las altas tasas de curación de la hepatitis C con los antivirales de acción directa (DAA, en sus siglas en inglés) han permitido poder observar cómo reacciona el órgano –que ha pasado años o incluso décadas bajo la acción del VHC–- tras la curación en un elevado número de personas. Diversos estudios han evidenciado que el grado de reversibilidad de la fibrosis hepática es mayor cuanto menos avanzada estuviese antes de obtener la curación. Sin embargo, poco se sabe sobre la influencia del tratamiento antirretroviral sobre el grado de recuperación hepática de las personas con el VIH tras curarse de la hepatitis C.

Para arrojar algo más de luz a este asunto, investigadores españoles junto a la cohorte multicéntrica GEHEP desarrollaron un estudio para establecer si la elección del tratamiento antirretroviral influía la regeneración hepática tras curar la hepatitis C en personas con el VIH.

Para ello contaron con la participación de 313 personas con el VIH en tratamiento antirretroviral y un grado de fibrosis hepática evaluada por medio de la medición de la rigidez por elastografía transitoria (FibroScan®) superior a 9,5kPa (clasificación F3 –fibrosis avanzada- o F4 –cirrosis hepática- según la escala Metavir) antes de iniciar tratamiento de la hepatitis C con antivirales de acción directa. Dado que el estudio se realizó de forma retrospectiva, un criterio de inclusión adicional fue que el participante se hubiera curado de la infección por el VHC tras el tratamiento con DAA.

De los 313 participantes, 74 tomaban un tratamiento antirretroviral que incluía un ITINN (rilpivirina [Edurant®, también en Juluca®, Eviplera® u Odefsey®] o efavirenz [especialidad farmacéutica genérica (EFG), Sustiva®, también en Atripla®]) mientras que los 239 restantes tomaban un régimen que incluía dos inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido o nucleótido (ITIN/ITINt) y un inhibidor de la integrasa o un inhbidor de la proteasa junto a 1 o 2 ITIN/ITINt.

Quienes tomaban ITINN tenían un consumo de alcohol significativamente inferior al de quienes seguían otras pautas antirretrovirales, además de presentar una mayor mediana del recuento de CD4 (665 células/mm3 y 527 células/mm3, respectivamente) y una mayor probabilidad de tener carga viral indetectable (95% y 80%, respectivamente). Los dos grupos comparados, no obstante, eran similares en lo relativo a sexo y edad.

En el momento de la inclusión, la mediana de la rigidez hepática era de 16,7 kPa en el grupo con ITINN y de 17,3 kPa en el grupo sin ITINN –diferencia no significativa). El 40% del grupo con ITINN y el 34% del grupo sin ITINN tenían una medición de la rigidez hepática inferior a 14 kPa al inicio del estudio.

Tras el tratamiento con DAA, quienes recibían terapias basadas en ITINN presentaron reducciones significativamente superiores en la rigidez hepática que quienes recibían otras terapias antirretrovirales (reducciones del 35% y el 29%; respectivamente; p= 0,018).

Tras un análisis multivariable que evaluó los resultados teniendo en cuenta sexo, edad, porcentaje de infecciones por VHC de genotipo 3 (con peor respuesta a los DAA) y por ITIN utilizados, los investigadores observaron que el tratamiento con ITINN y el genotipo 3 fueron los únicos dos factores significativamente asociados a una mayor reducción de la fibrosis hepática tras la curación.

Un subanálisis que se restringió a los 200 participantes con cirrosis hepática en el momento de la inclusión no hallo un impacto significativamente favorable de las terapias antirretrovirales basadas en ITINN, por lo que su efecto beneficioso podría ser menor cuanto mayor fuera el grado de fibrosis hepática al iniciar el tratamiento basado en DAA.

Los investigadores apuntan a que los beneficios de los tratamientos con ITINN podrían deberse a cierto efecto de promoción de la apoptosis (muerte celular programada) que se relacionaría con dichos fármacos. En todo caso, esta asociación deberá ser verificada en futuros estudios, ya que determinadas diferencias entre los grupos comparados antes mencionadas podrían estar produciendo cierto sesgo en los resultados.

Fuente: Infohep / Elaboración propia (gTt).
Referencia:Gonzalez-Serna A et al. Liver stiffness change with HCV cure in HIV-infected patients on non-nucleoside analogues. Journal of Antimicrobial Chemotherapy, published online, 22 May 2021.