ONUSIDA y China trabajan juntos durante el brote de COVID-19 para garantizar que las personas que viven con el VIH puedan continuar recibiendo su tratamiento.

GINEBRA, 19 de febrero de 2020.- Según una encuesta realizada entre las personas que viven con el VIH, el actual brote de coronavirus, conocido como COVID-19, está teniendo un mayor impacto en la vida de las personas seropositivas.

En la encuesta, casi un tercio (32,6 %) de las personas que viven con el VIH dijo que, debido a la cuarentena y a las restricciones de movimiento decretadas en algunos lugares de China, corría el riesgo de quedarse sin su tratamiento del VIH para los días siguientes.

De ellos, casi la mitad (48,6 %) confesó que desconocía dónde ir a recoger su siguiente dosis de terapia antirretrovírica. Sin embargo, el Gobierno y los socios de la comunidad han establecido una estrecha colaboración para garantizar que no se interrumpa el acceso a los tratamientos para el VIH que salvan vidas, mientras el país sigue luchando para tener el COVID-19 bajo control.
El Centro nacional chino para la prevención y el control del sida y las enfermedades de transmisión sexual ha ordenado a las autoridades locales que se aseguren de que las personas no residentes que viven con el VIH puedan también recoger su medicación allí donde estén. Para ello, ha publicado y dado a conocer listas de clínicas que disponen de terapias antirretrovíricas. La oficina regional de ONUSIDA en China está trabajando con la alianza de personas que viven con el VIH BaiHuaLin y otros socios de la comunidad para llegar con urgencia a todas esas personas seropositivas que corren el riesgo de quedarse sin su medicación en los próximos 10-14 días y ofrecerles todo su apoyo. ONUSIDA donará también equipos de protección personal a las organizaciones de la sociedad civil que ayudan a las personas que viven con el VIH, a los hospitales, etc., con el fin de contribuir a mejorar la calidad de la atención que reciben las personas en las instalaciones sanitarias y evitar la coinfección por VIH y COVID-19.

«Las personas que viven con el VIH tienen que seguir tomando los medicamentos antirretrovíricos que necesitan para seguir vivas», enfatizó Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de ONUSIDA. «Agradezco y aplaudo intensamente los esfuerzos realizados por el Centro nacional chino para la prevención y el control del sida y las enfermedades de transmisión sexual de cara a apoyar a las personas que viven con el VIH y que se han visto afectadas por el cierre de algunas ciudades, para que estas puedan conseguir sus medicinas. Tenemos que asegurarnos de que todo el mundo reciba el tratamiento antirretrovírico que necesita esté donde esté».

El brote de coronavirus en China ha desencadenado una respuesta sin precedentes, y ha hecho que los hospitales y los sanitarios estén sobrepasados atendiendo a los pacientes con COVID-19. El cierre de las ciudades ha ocasionado que las personas que viven con el VIH y que habían salido de su zona ahora no puedan volver al lugar donde residen ni tener acceso a los servicios para el VIH, incluyéndose aquí el tratamiento, que reciben de sus proveedores de atención sanitaria habituales.

Si bien la gran mayoría de los participantes en la encuesta (82 %) reconoció disponer de la información necesaria para valorar los riesgos personales y tomar las medidas preventivas pertinentes para escapar del COVID-19, casi el 90 % echó en falta tener más información relativa a las medidas de protección específicas para las personas seropositivas. Al igual que la población general, muchos de los encuestados (más del 60 %) afirmaron no tener suficientes equipos de protección personal ni doméstica, tales como mascarillas, jabones o desinfectantes, alcohol de uso sanitario o guantes. Casi un tercio de las personas preguntadas admitió sentir ansiedad y precisar apoyo psicológico durante el brote de COVID-19.
«Necesitamos saber cuánta gente que vive con el VIH está contrayendo el coronavirus, si las personas que viven con el VIH tienen más riesgo de infectarse, y si, en caso de infectarse, corren más peligro. En este punto del brote de COVID-19 sigue habiendo muchos interrogantes abiertos. Hemos de tener más datos, de ser capaces de responder a estas preguntas, y de hacerlo ya», añadió la Sra. Byanyima.

La encuesta fue elaborada y lanzada conjuntamente por ONUSIDA y la alianza de personas que viven con el VIH BaiHuaLin, con el apoyo del Centro nacional chino para el control y la prevención del sida y las enfermedades de transmisión sexual. ONUSIDA consiguió el apoyo de la comunidad para la encuesta y la difundió online para recabar el mayor número de respuestas. En total respondieron más de 1000 personas seropositivas. Las respuestas se recogieron del 5 al 10 de febrero de 2020. Se llevará a cabo otra encuesta de seguimiento más a fondo en colaboración con la Escuela de Medicina de la Universidad de Zhongshan, la cual irá más allá de las necesidades de la comunidad y se ocupará también de las cuestiones del sistema sanitario que influyen directamente en los servicios para el VIH.

ONUSIDA

Enlace original de la noticia: https://mailchi.mp/unaids/20200221_resumen?e=b7071662ea