Con la participación de representantes de ONUSIDA, OPS/OMS, miembros de la Coalition Plus, Frontline AIDS, Corresponsales Clave y otros colegas tanto nacionales como de la región de las américas y Caribe, y las palabras previas de bienvenida por parte de la Doctora Amira Herdoiza, quien expresó que los resultados alcanzados fueron producto de asumir las responsabilidades de la respuesta de una manera articulada, sobre todo en los tiempos actuales que no se debe retroceder, sino identificar el impacto y avanzar, Kimirina, presentó el informe de resultados de dos consultorías, la primera, sobre la evaluación de la subvención ECU-H-1129 del Fondo Mundial del “Proyecto de apoyo a los Objetivos Nacionales en la eliminación del VIH a través del trabajo comunitario en poblaciones claves”, y la segunda, los resultados de la sistematización de la metodología de intervención utilizada para el trabajo y alcance de las poblaciones claves (hombres gais y hombres que tienen sexo con hombres, Mujeres Trans, Trabajadoras Sexuales y PVVS) beneficiarias del proyecto, para el período 2017-2019.

El Fondo Mundial aprobó la subvención a la propuesta presentada por el Mecanismo de Coordinación País del Ecuador –MCP- quien, a su vez, por convocatoria pública, seleccionó a Kimirina como el Receptor Principal, para el componente de prevención de sociedad civil, función que terminó el presente mes de junio 2020, una vez completado el cierre del proyecto.

La subvención, estuvo enfocada en el desarrollo del sistema de diagnóstico comunitario del VIH, con la finalidad de llegar a las poblaciones claves seronegativas, ayudarles a mantener su estado serológico a través del tiempo promoviendo en ellos el cambio de comportamiento basado en la aceptación de las pruebas de VIH como parte de la rutina de su cuidado de salud, realizar el tamizaje y diagnóstico del VIH y la vinculación de las personas con diagnóstico reactivo/positivo del VIH al sistema nacional de salud.

Algunos resultados de la intervención:

En la sesión,  por vía ZOOM, los resultados mostrados de la evaluación, por parte de presentantes de los dos equipos externos de consultores, mostraron que en promedio el 90.28% de las personas que participaron en la evaluación, consideraron que la ejecución del proyecto, fue acorde con las prioridades y necesidades tanto de las poblaciones clave, como de utilidad pública, relacionada a las necesidades institucionales de apoyo al alcance a dichas poblaciones, por cuanto “se considera que ha mejorado la atención, la accesibilidad y disponibilidad de tratamiento antirretroviral”.

Otro aspecto importante destacado, fue, que el 91%, consideró como pertinente la intervención en las poblaciones clave. También, en el análisis de percepción de la atención y servicios brindados a estas poblaciones, consideraron que los mismos respondieron a las expectativas de los beneficiarios del proyecto (89%). Se reconoció la contribución dela intervención en el cumplimiento de los objetivos nacionales relacionados con el 90-90-90, así como, el tratamiento adecuado y comprensible del impacto de los mensajes de prevención del VIH entregados, el cambio de comportamiento de las poblaciones clave hacia la aceptación de las pruebas de tamizaje y diagnóstico del VIH y hacia otros métodos de prevención y tratamiento de las ITS.

El Fondo Mundial asigna una calificación al desempeño del Receptor Principal en función del cumplimiento de las expectativas con relación a las metas a alcanzar por el proyecto, tanto en el proceso como al final del mismo, terminando Kimirina con una calificación de A1 (ver tabla abajo).

Los resultados de la sistematización resaltaron que las construcciones mismas de las intervenciones surgieron de un proceso sistemático en el que los pilotajes constituyeron un elemento fundamental de un aprendizaje permanente en el que se valoraron por igual las evidencias de estudios nacionales e internacionales, tanto como los aportes locales proporcionados por el personal comunitario y beneficiarios de acciones, considerados de manera individual o a través de sus organizaciones de base.

El sentido de “comunidad” de Kimirina se expresó en todos sus ámbitos, desde la construcción colectiva de conocimientos, proveniente de expertos nacionales; de Kimirina, el Ministerio de Salud y sus unidades operativas, así como aportes internacionales, orientada a especializar el trabajo local y las intervenciones, dotando al modelo comunitario aplicado de fundamentación técnica y capacidad resolutiva con excelencia.

Una vez terminadas la presentación de resultados, la Dra. Mónica Alonso de la OPS, expresó que el proyecto tuvo una visión avanzada porque se centró también en las personas VIH negativas y no solamente en las personas viviendo con el VIH. También remarcó, la buena metodología de la evaluación, sobre el número alto de personas alcanzadas y sobre el acercamiento que el proyecto logró en el acercamiento de las personas a los servicios de prevención del VIH. Consideró clave, analizar a profundidad la información provista por el proyecto, sobre todo en el tema de “costo-oportunidad” de la intervención, para demostrar que este modelo permite el acercamiento a las poblaciones clave a los servicios, incluyendo el uso de las nuevas tecnologías, concluyendo entre otros comentarios, que la intervención trazó el camino para trabajar conjuntamente con el MSP y otras instituciones del estado vinculadas con la respuesta al VIH.

El Dr. César Núñez, Director Regional del Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el SIDA –ONUSIDA- hizo énfasis, entre otros aspectos abordados, en la importancia que para el diseño y ejecución del proyecto jugó la investigación operativa, tocando el tema de la relevancia de la evaluación, ya que, en la región estamos acostumbrados a pasar la información anecdótica sin sistematizar la información. Frente a los resultados alcanzados por el proyecto en cuanto a la vinculación de las personas viviendo con el VIH al tratamiento, el desafío lo plantea el aseguramiento de la cadena de suministros para evitar la afectación del segundo 90, de los objetivos a alcanzar por el país.

Javier Hourcade de Corresponsales Clave, compartió su reflexión sobre la situación del Ecuador y de otros países de la región, en los cuales no se ha logrado reducir el nuevo número de infecciones por el VIH, pero que los esfuerzos, como los realizados a través del proyecto, de trabajar para que las personas tengan acceso a las pruebas de VIH y en consecuencia entrar en tratamiento lo más pronto posible, abonan substancialmente, a la reducción de nuevas infección por el VIH, además de la cascadas de prevención y atención.  Hizo énfasis en la situación actual con el COVID-19, y la afectación a su acceso a los servicios de prevención. Con relación en particular del rol que Kimirina ha jugado como organización intermediaria y en la actualidad como implementadora, expresó su reconocimiento a la importancia de las organizaciones intermediarias nacionales, basadas en su mismo país, ya que como el caso de Kimirina, contribuyen no solo a la generación de los movimientos, sino también a la generación de capital social, entre otras cosas.  

El tema de la sostenibilidad y los recursos domésticos, se constituyen en los grandes desafíos para la cobertura universal sanitaria.  Indicó que cuando se habla de capital social es cuando las organizaciones pueden demostrar “la relevancia”, un ejemplo de ello, como cuando tienen capacidad de testear a gran escala, además, capacidad de incidir en los tomadores de decisión, y desarrollado sus capacidades para testear y tratar en sus países, por eso debemos preguntarnos, ¿cuál sería el impacto para un país, si una organización como Kimirina desapareciera empero su relevancia demostrada? El Fondo Mundial debería pensar en ese costo, afirmó.  

Con relación a la importancia de la coordinación y la articulación entre los diversos actores de la respuesta frente al VIH, la Dra. Aida Soto de la OPS-Ecuador, reiteró, que el proyecto se constituye en un ejemplo clave de esfuerzo compartido y la importancia del trabajo conjunto en el sistema comunitario y el MSP como una estrategia clave exitosa de la respuesta frente al VIH.

Vincent Pelletier, Director Ejecutivo de la Coalition Plus, apeló a la importancia de que la cooperación debe mirar objetivamente si las estrategias y las intervenciones de las organizaciones están alcanzando los objetivos propuestos, trabajando en base a ideas innovadoras y sus resultados son visibles y de impacto, al igual que Javier Hourcade, cuestionó ¿por qué el MCP no dejó que Kimirina siga siendo Receptor Principal?, aunque manifestó, “son por supuesto, decisiones de cada país” expresando su respeto a dicha decisión.