El pasado mes de diciembre 2019, la Corporación Kimirina, concluyó la ejecución de la subvención ECU-H-KIMI, así como su Receptor Principal del componente de sociedad civil en el Ecuador. El trabajo desarrollado en los últimos diez años, permitió, que el proceso de implementación tenga un reconocimiento por el Fondo Mundial quien le ha asignado en su última carta de retroalimentación del 30 de abril del 2020, una calificación de A1 al desempeño del proyecto en su último período enero-diciembre 2019, por una ejecución que sobrepasa las metas establecidas, siendo está, la más alta nominación para la calificación de ejecución de proyectos por parte de este donante.

Las acciones emprendidas por Kimirina están enmarcadas en la búsqueda de una sociedad equitativa, por lo que, a lo largo de su trayectoria, ha desarrollado estrategias que le han llevado a ser una organización reconocida, tanto nacional como internacionalmente, destacada por su desarrollo en conocimiento técnico, trabajo colectivo, incidencia política y principalmente gestión transparente en concordancia con sus objetivos institucionales.

A lo largo de estos 20 años, como una organización especializada, ha desarrollado capacidades técnicas metodológicas, con abordajes innovadores, desplegando investigaciones para la población clave frente al VIH y poblaciones vulnerables; estas acciones han permitido que instituciones donantes confíen en las capacidades de la organización, desempeñado en la última década el rol de Receptor Principal de la Sociedad Civil subvencionado por el Fondo Mundial.

Durante el 2019, Kimirina, con sus equipos comunitarios de pares, logró realizar alrededor de 50 mil pruebas, encontrando más de 900 personas positivas de las poblaciones claves, que representan una cuarta parte de los casos nuevos nacionales identificados en población clave, los mismos que fueron referidos al Sistema Nacional de Salud y a quienes se ha realizado un acompañamiento para su vinculación a la atención integral. Adicionalmente, gracias al trabajo coordinado que realiza Kimirina con el Ministerio de Salud Pública, se logró bajar los tiempos de ingreso a tratamiento a un tiempo promedio de 3 semanas.

Este proceso es el fruto del trabajo de Kimirina, que bajo líneas metodológicas ajustadas a las necesidades de las poblaciones claves, construyó de forma progresiva una respuesta comunitaria para eliminar las barreras de acceso a la población que no puede llegar a los servicios de salud, especialmente a las poblaciones más vulnerables, como es la situación de las mujeres trans femeninas, que gracias al trabajo realizado se ha llegado con acciones de prevención combinada a sus lugares de encuentro, entregando paquetes de prevención (condones, lubricantes y material informativo), ofertando pruebas de tamizaje, PrEP y acompañamiento en caso de dar positivo a VIH para su vinculación efectiva al sistema de salud.

 

Autor: Christian Acosta (Coordinador del Proyecto VIH-FM)